Felipe Ossa: Los tribunales estatales “tienen un rol muy importante” en el arbitraje internacional en Chile

Lea artículo publicado por El Mercurio Legal.

En 2004, Chile adoptó la Ley Modelo de Arbitraje Internacional propuesto por las Naciones Unidas. Desde entonces ya ha pasado una década y, con ese dato en mente, los abogados de Claro & Cia. Felipe Ossa y Rosana Zamora acaban de lanzar un libro sobre la materia.

“El arbitraje internacional ante la jurisprudencia” (Thomson Reuters) es su nombre y en él los autores recopilan y estudian cerca de 40 fallos dictados por tribunales chilenos al respecto, aprovechando, además, de comparar la situación nacional con la de otras jurisdicciones.

Se trata de un trabajo donde, a juicio de Felipe Ossa, se destaca el rol crucial de los jueces en la consolidación de esta área en el país, dictando resoluciones que la reconocen y apoyan. “Ha sido muy importante la recepción favorable que ha tenido esta ley por parte de los tribunales porque, finalmente, son los fallos judiciales los que definen el real alcance y efectividad de una norma”, comenta.

Aunque suene paradójico —dice—, pese a que el arbitraje aspira a ser independiente como medio de solución de conflictos, “los tribunales estatales tienen un rol muy importante al respecto, porque la propia ley les asigna una serie de funciones de apoyo y supervisión que, en general, se han cumplido a cabalidad”.

¿Qué no había y qué falta?

La diferencia entre ambas épocas la demuestra con un ejemplo: antes, cuando un abogado de otra jurisdicción preguntaba qué tipo de arbitraje había en Chile, la respuesta era un memorándum de 10 páginas con la explicación, sin embargo, hoy eso se resume en dos palabras: Ley Modelo. Y aunque no desconoce que está “lejos de ser perfecta”, afirma que tiene un valor agregado: su uniformidad. “Es básicamente la misma en todos los países que la han ido adoptando y eso da una enorme certeza”, comenta.

Como la normativa fue adoptada con algunos consensos, como no seguir un enfoque monoteísta, es decir, contar con el mismo procedimiento tanto para el arbitraje internacional como el doméstico, esa es a su juicio una de las deudas pendientes.

“No cabe duda que en el futuro sería deseable tener un sistema unitario, de hecho, hoy el desafío en materia legislativa es la reforma en materia de arbitraje doméstico, que está siendo desarrollada”, señala y agrega que independiente de que haya o no modificación, “las prácticas tienden a confluir”, como sucede con términos del arbitraje internacional que cada vez son más vistos en el ámbito nacional, por ejemplo, la forma de rendir la prueba o lo relativo a la prueba testimonial. “Se empieza a importar porque que es más moderno, ágil y versátil”, sentencia.

Leave a Comment


*