Entrevista a conservador de bienes raíces de Santiago en El Mercurio Legal

Luis MaldonadoLuis Maldonado piensa que Santiago debería dividirse en agrupaciones de comunas.

Ante el anuncio de un próximo proyecto de ley por parte del ministerio de Justicia, el Conservador de Bienes Raíces de Santiago dice que el gremio está de acuerdo con varias de las reformas, aunque continúa el reclamo por el congelamiento de los aranceles desde 1998.

Sofía Martin Leyton

Quienes tienes más de 60 años recuerdan todas las veces que la posible división del Registro de Bienes Raíces de Santiago se ha puesto en la discusión pública. Lo mismo, respecto de diversas modificaciones que se han ido planteando a través del tiempo, y con mayor o menor fuerza en los últimos tres o cuatro gobiernos. Pero que nunca se concretan.

El actual ministro de Justicia, José Antonio Gómez, planteó hace algunas semanas los detalles del proyecto que enviaría al Congreso dentro de los próximos tres meses, con miras a reformar la normativa que rige a notarios y conservadores.

Dicho proyecto incluiría, entre otros puntos, sanciones monetarias y administrativas por el exceso en los cobros autorizados a los usuarios; mayor fiscalización a través de procuradurías ejercidas por los fiscales judiciales; y la división del Registro de Bienes Raíces de Santiago para que las personas de la Región Metropolitana no deban viajar al centro a hacer sus trámites.

De todo esto, ¿qué opina Luis Maldonado, Conservador de Bienes Raíces de Santiago? “Estamos de acuerdo en muchas cosas”, dice de entrada. Por ejemplo, en que se forme una quina para postular a la carrera de notario, conservador y archivero en la categoría de más abajo, y que en la segunda categoría siga siendo una terna.

En cualquier notaría, por más pequeña que sea, cuando se produce una vacante se presentan alrededor de 30 personas, cifra que en Santiago llegaría a algo así como 100. “Cuando yo postulé en 1997 se presentaron 72”, dice.

También comenta que está de acuerdo con mayor control, porque “los ministros de Corte de Apelaciones vienen cada dos meses, pero no pueden revisar hoja por hoja para ver si está bien o mal. Nos parece bien que los fiscales judiciales se dediquen en forma exclusiva a controlar a notarios y conservadores”.

Con respecto a los cobros, el reclamo es el usual del sector: que en 1998 los aranceles quedaron congelados. “Uno ve en los programas de televisión cómo denuncian que los notarios y conservadores cobran lo que quieren, pero todo ha subido: arriendos, sueldos, computadores”, dice y agrega: “Si encuentras cara una notaría, te cambias a otra. En Santiago hay 100 notarías”.

Explica que también han solicitado que los aranceles se ordenen y aclaren. Y cita como ejemplo que el arancel contempla por separado el pago de la inscripción y el pago de la firma del conservador. Igual cosa ocurre con las notas marginales, lo que no tiene lógica, pues el trámite es uno solo.

“Además, queremos un sistema más objetivo, que exista un examen a nivel nacional con calificaciones y que contemple otros méritos, como la experiencia; también antecedentes como suplencias o interinatos, que sean considerados en las cortes de apelaciones”, agrega.

— ¿Qué opina de la división del Registro de Bienes Raíces que anunció el ministro de Justicia?

“Siempre he estado de acuerdo, lo dije en 2007: Santiago debería dividirse. Hoy son 26 las comunas que dependen de nosotros. La gente de Colina, Lampa, Til Til, tiene que viajar a Santiago. Lo mismo la gente de Maipú; y la de Lo Barnechea, La Florida, Peñalolén, Las Condes. Yo digo que debieran hacerse agrupaciones de comunas. Deberían ser unos 6 o 7 conservadores; lo que estime el ministro”.

— ¿Cómo está el nivel tecnológico de los registros conservadores de regiones?

“Hay algunas regiones que están tecnologizadas: Viña del Mar, Valparaíso, Rancagua. También Puente Alto. Pero puede haber otros que no conozco. Hay algunos más chicos como San Fernando, La Unión y Los Lagos que son muy modernos.

Lo que queremos ahora es ponernos en línea notarios y conservadores, y estamos tratando de hacer una central de poderes”.

— ¿Qué falta para que los conservadores estén en línea?

“La decisión, ponernos todos de acuerdo. El 22 de noviembre hay una asamblea nacional de notarios y conservadores, y en ella se van a tratar el proyecto de ley y los procesos en línea”.

— ¿Y para la central de poderes?

“Eso tiene que ver más bien con la actividad de los notarios, pero también se relaciona con nosotros. En los poderes para vender, por ejemplo, si estuviera funcionado se podría verificar de inmediato si es falso o no.

Ahora por cada escritura que llega se manda un mail al notario con el repertorio y así él puede responder, y si no es suya, sabemos que es falsa y hacemos la denuncia ante la fiscalía. Pasa en pocos casos.

Otra cosa que estamos evaluando es si los notarios pudieran enviar las escrituras directamente al Conservador, mediante firma digital avanzada”.

— ¿Y por qué no se está haciendo ya?

“No se hace porque legalmente no se puede hacer. La ley no autoriza al notario a enviar al Conservador la escritura electrónicamente mediante firma digital avanzada”.

En su opinión, tampoco puede tener un repertorio electrónico, porque la ley no lo permite. Y ello lo lleva a tener ocho personas destinadas a hacer el repertorio a mano.

Leave a Comment


*