“…El Código procesal penal en su regulación, y la práctica forense en nuestros juzgados de garantía, exhiben periódicamente, y desde hace muchos años, audiencias especialmente convocadas para que el imputado en una investigación, declare ante dicha sede, renunciando a su derecho a guardar silencio…”
 
Jaime Retamal
 
Profesor de Derecho Penal de la Universidad Alberto Hurtado. Master en Derecho Penal y Ciencias Penales UB y UPF.
 
LLM. en Litigación Internacional, Universidad Interamericana de Puerto Rico.
 
Fiscal Alta Complejidad Fiscalía Metropolitana Centro Norte
 
El Código procesal penal en su regulación, y la práctica forense en nuestros juzgados de garantía, exhiben periódicamente, y desde hace muchos años, audiencias especialmente convocadas para que el imputado en una investigación, declare ante dicha sede, renunciando a su derecho a guardar silencio, frente a un juez de garantía, en presencia de su defensor, del fiscal, de querellantes, de defensores de otros imputados en la misma investigación, y de público en general.
 
La realización de este relevante acto procesal -la declaración judicial del imputado-y a la vez, importante acción comunicativa de un investigado penalmente, no solo expresa una decisión estratégica y legítima, sino que se encuentra prevista legalmente, interesando poderosamente a la defensa y a su representado. Busca normalmente presentar una versión de los hechos plausible y persuasiva ante el órgano jurisdiccional, fijar una posición frente a la investigación del Ministerio Público, y generar pertinencia y utilidad de posibles diligencias posteriores en la investigación.
 
Lea la columna completa aquí.