Cristián Vásquez Goerlt - pequeñaCristián Vásquez

Ayudante del Departamento de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Facultad de Derecho, Universidad de Chile

En materia laboral no ha sido pacífica la interpretación y aplicación del artículo 510 —antes artículo 480— del Código del Trabajo, en lo que respecta a la prescripción extintiva de las acciones laborales. En el caso específico de la acción de nulidad de despido contenida en el artículo 162, se agrega el problema relativo a determinar cuál es el verdadero sentido y alcance del inciso séptimo de este precepto, que vino a fijar la Ley N° 20.194, para establecer cuándo se interrumpe la prescripción.

Sin perjuicio de que en el Código del Trabajo existen plazos especiales de prescripción que están al margen de esta discusión (por ejemplo, horas extraordinarias), el inciso tercero del artículo 510 preceptúa: “…la acción para reclamar la nulidad del despido, por aplicación de lo dispuesto en el artículo 162, prescribirá también en el plazo de seis meses contados desde la suspensión de los servicios”.

Una parte de la jurisprudencia sostiene que el artículo 1º de la Ley Nº 20.194 permitiría entender que la interrupción de la prescripción se produce con la sola distribución de la demanda, cuestión que contradice lo establecido en nuestro ordenamiento jurídico.

Y cito la siguiente sentencia: “SEGUNDO: Que en lo referente a la excepción de prescripción … relativa a la acción de nulidad de despido, la sentencia de igual manera ha de ser revocada, teniendo para ello presente que conforme el artículo 1º de la ley 20.194 que interpretó el inciso séptimo del artículo 162 del Código del Trabajo, que por disposición del artículo 9 del Código Civil, debe entenderse incorporada a aquélla, el plazo de prescripción que establece el artículo 480 del Código del Trabajo (actual 510), está establecido para los efectos de la “interposición” de la demanda, con lo cual resulta, que al haber sido despedido el actor el día 18 de Marzo de 2005, y deducida la acción respectiva el 2 de Junio de 2005 aparece que ella fue interpuesta dentro del término prescrito por la ley(1)” .

No compartimos esta opinión por las siguientes razones:

I.- La Ley Nº 20.194 interpretó única y exclusivamente el inciso séptimo del artículo 162 del Código del Trabajo. No es posible extender la aplicación de una ley interpretativa -Ley Nº 20.194- a un caso no contemplado por el legislador (artículo 480).

II.- Así, lo establecido en esta sentencia implica mutar la naturaleza jurídica de la Ley Nº 20.194. Según este fallo, dicha norma modificaría el plazo de prescripción establecido en el artículo 480, cuestión que resulta improcedente por tratarse de una ley interpretativa.

III.- La moción parlamentaria que da origen a la norma es absolutamente clarificador al establecer: “…la protección de los intereses previsionales de los trabajadores ha sufrido un nuevo revés a partir de la interpretación jurisprudencial, particularmente de la Ilustrísima (Excelentísima) Corte Suprema, que limita lo dispuesto en el artículo 162 ya señalado, estableciendo que “la obligación del empleador consistente en el pago de las prestaciones laborales a favor del trabajador, con motivo de las remuneraciones que se hubieren devengado con posterioridad al despido, es sólo por el lapso máximo de seis meses, todo ello derivado de la recta interpretación del inciso 5º del artículo 162 en armonía con el artículo 480, ambos del Código del Trabajo…”. Y agrega: “No es dable, a juicio de este Diputado, establecer, a partir de lo dispuesto en el artículo 480 del Código del Trabajo, particularmente en su inciso 3º, que la obligación de pagar remuneraciones devengadas, por efecto de un finiquito nulo, se limita por el plazo general de prescripción de seis meses, puesto que una cosa es el plazo establecido para iniciar una acción o derecho del artículo 162, y otra es el alcance de la sanción que dicho artículo establece”.

IV.- La última parte del artículo 1º la Ley Nº 20.194 establece que “…el pago al cual está obligado el empleador moroso en el pago de las cotizaciones previsionales comprende la totalidad del período de tiempo que media entre la fecha del despido y la fecha de envío o entrega de la comunicación mediante la cual el empleador le comunica al trabajador que ha pagado las cotizaciones morosas, con las formalidades indicadas en el inciso sexto de dicha disposición legal, sin perjuicio del plazo de prescripción señalado en el inciso tercero del artículo 480, del mismo Código, el que sólo se considerará para los efectos de la interposición de la demanda”.

Las palabras “sin perjuicio” significan es que esta ley no afecta el contenido del artículo 480, precepto que establece que dicha acción prescribe en el plazo de seis meses contados desde la suspensión de los servicios.

Entonces, la única intención que tuvo el legislador al dictar esta norma se traduce en la interpretación del inciso séptimo del artículo 162 del Código del Trabajo, en orden a terminar con la interpretación jurisprudencial de la época que limitaba la sanción pecuniaria por nulidad de despido a un período equivalente a seis meses.

V.- Reafirmando lo anterior, la Corte Suprema ha dicho: “… la redacción de la tantas veces citada Ley N° 20.194, se orientó exclusivamente a eliminar el plazo de seis meses que este Tribunal de Casación había dado a la extensión de la sanción ya señalada y, como esta Corte, para los efectos de la determinación del lapso de seis mensualidades, había acudido como elemento analógico al período de la misma Ley N° 19.631 había establecido para la prescripción de la acción de nulidad – seis meses -, los creadores del proyecto de la Ley N° 20.194 se sintieron en la necesidad de hacer la misma referencia, pero para asentar, precisar o fijar que dicho plazo de seis meses sólo se aplica a la prescripción de la acción de que se trata y, en caso alguno, debía entenderse como el tiempo por el cual se podía hacer operante la sanción de pago de las remuneraciones al empleador infractor(2)…”.

Así, sostener lo contrario implica no sólo realizar una falsa aplicación de la Ley Nº 20.194, sino además, omitir la aplicación de los artículos 2503, 2518, 2523 y 2524 del Código Civil.

Por su parte, el artículo 2523 Nº 2 del Código Civil establece que la prescripción se interrumpe desde que interviene requerimiento, es decir, desde que se produce la notificación válida de la demanda. Por otro lado, el Nº 1 del artículo 2503 ordena que la notificación debe realizarse dentro del plazo legal.

No existe norma en el Código del Trabajo que indique que el requerimiento que permite interrumpir la prescripción tenga lugar con la sola presentación de la demanda, desatendiendo el trascendental e irremplazable rol que tiene en nuestro sistema la notificación válida de la misma.

Ahora bien, en el evento de que se alegue que se trataría de una acción cuya prescripción es de corto tiempo y, por esa razón, se entendería que existe requerimiento con la sola distribución de la demanda, ello sería igualmente incorrecto puesto que las prescripciones de corto tiempo no admiten suspensión alguna, en cambio, el Código del Trabajo admite expresamente la suspensión del plazo de prescripción de las acciones por nulidad de despido cuando el trabajador reclama ante el organismo administrativo(3).

Así, sólo es posible colegir que las acciones laborales se encuentran prescritas si son notificadas al demandado luego de transcurridos seis meses desde la terminación de los servicios del actor —sin perjuicio de la ampliación de este plazo por reclamo en sede administrativa—, ya que el requerimiento exigido por el legislador para interrumpir dicho plazo es la notificación válida de la demanda.

(1) Iltma. Corte de apelaciones de Valparaíso, 23 de febrero de 2010, causa Rol Nº 560-2009.
(2) Excma. Corte Suprema, 13 de julio de 2010, causa Rol N° 069-2010.
(3) En este sentido, sentencias dictadas por la Excma. Corte Suprema con fecha 28 de enero de 2010 en causa Rol  Nº 62-2010, sentencia de 15 de mayo de 2007 en causa Rol Nº 798-2006, sentencia de 03 de septiembre de 2009 dictada en causa Rol Nº 4191-2009, y sentencia de 18 de agosto de 2009 en causa Rol Nº 6345 – 2008.