(Exposición en coloquio sobre Justicia vecinal: renovación de una apuesta desde la región del Maule, del 16 de mayo de 2017, Universidad de Talca)
 
Mi intervención de hoy busca preguntarse, y más que preguntarse, intentar demostrar que existe un punto de conexión clarísimo entre la Justicia vecinal, el proyecto piloto de la Región del Maule que ya cuanta con aplicación en Vichuquén y Parral , la apuesta por el acceso a la justicia y la SARC en la reforma, que aún espera, a la Justicia civil. Intentaré probarlo, apretadamente, en lo que sigue:
1. El Gobierno de Chile le promete hace más de 20 años a la ciudadanía un giro copernicano en la forma de concebir el funcionamiento de concebir la Justicia, la jurisdicción y el proceso, en casi todos los órdenes jurisdiccionales.
2. Esta promesa se materializa sobre la base de ejes comunes entre los que destacan: la apuesta por un mejor acceso a la justicia apara los justiciables; b) la apuesta por dejar atrás el modelo escriturado y sus problemas y deficiencias de cara a un mejor servicio de justicia; c) la apuesta por las virtudes y ventajas que a veces se pretenden incontestables de la oralidad; d) la apuesta por la confianza, a veces desmedida y sin límites adecuados, en los jueces; y la apuesta por la SARC, más allá del enjuiciamiento heterónomo.
3. Que en lo que se ha podido constatar de la aplicación de las reformas se aprecia una falta de equilibrio entre lo que debe ser la búsqueda de una justicia más rápida, cumplidora de metas meramente cuantitativas, y el logro de otros objetivos igualmente valiosos y necesarios. En consecuencia, o en otras palabras, no todo han sido luces, también ha habido sombras en la instalación e implementación de estas reformas. Es más, a nuestro juicio, se ha instalado una visión unidimensional o unidireccional de la llamada eficiencia que bajo ese enfoque sacrifica en buena medida la calidad de la respuesta jurisdiccional. De allí que algunos como el prof. H. Corral empiecen a hablar de justicia con planillas .
4. Esta visión unidimensional no hace sino reflejar que nuestras reformas a la Justicia se han construido como si se tratasen de un Hospital, pero pensando exclusivamente en los médicos y no en los pacientes, los justiciables (prof. F. Cipriani). Y esta constatación no deja de ser un problema y algo frustrante.
5. Esta forma de entender la eficiencia se ha consolidando atendiendo a la visión de burócratas o ingenieros que poco saben de las necesidades de la justicia y los principios jurídicos naturales sobre los cuales se levanta.
6. Con todo, los jueces hacen lo que pueden, a pesar de este formato de justicia acelerada, como si se tratase de una máquina de moler carne o una fábrica de pernos. Los jueces hacen su mejor esfuerzo. Pero eso no basta. Es necesario recuperar la atención y el protagonismo del justiciable, el foco en el ciudadano.
7. De allí la importancia de que a propósito de la reforma a la Justicia civil se aluda expresamente en el Mensaje del Nuevo CPC al mejoramiento del acceso a la justicia, a una tutela judicial más cercana, más eficaz y de calidad, especialmente para reclamaciones pequeñas de los no privilegiados.
8. Otra referencia, explícita, es hacia la SARC, también en el Mensaje del nuevo CPC. Esto recibe complemento en el informe del Panel de Expertos sobre la incorporación orgánica del SACR (informe 2013) , que se decanta – por mayoría – por el sistema multipuertas. Y también esta ratificado por el Plan de mejoramiento 2015-2020 del Poder judicial que refuerza el eje del acceso a la justicia justamente incorporando mayor oferta de SARC en todas las competencias que se puedan establecer.
9. Justamente, en este contexto que se retoma el proyecto de JV, ahora desde la Región del Maule, con todas sus características que la hacen especialmente interesante para este proyecto piloto.
10. La Justicia de pequeñas causas requieren atención y estamos convencidos de esta apuesta que asumimos en conjunto y con energía con el Capítulo de JPL del Maule, la Corte de Apelaciones de Talca y el Ministerio. Además, no huelga apuntarlo, los JPL requieren de una reforma y modernización, no pueden seguir eternamente postergados, mientras los demás tribunales se ponen a tono con los desafíos y necesidades del siglo XXI.
11. La experiencia piloto en la Región Metropolitana fue positiva, aunque no exenta de críticas, entre ellas la no estar orgánicamente recogida, lo que por las vía de insertar esto en la fórmula de los JPL se aminora bastante, asegurando el acceso al proceso judicial y los mecanismos adjudicativos .
12. Por ello este proyecto es una tremenda oportunidad que no debe agotarse en la implementación del proyecto piloto y su expansión al respeto de la Región, sino que debe avanzar a proyectos sobre modernización y actualización procedimental.
13. En conclusión, la propuesta piloto de JV en el Maule está en plena sintonía, con las bases de la reforma a la justicia civil, y a nuestro juicio debe aportar a mejorar el acceso a la justicia y el funcionamiento adecuado de este sistema multipuertas que se quiere asumir y explorar.
Diego Palomo
Académico Derecho Procesal
Universidad de Talca